Escrito por: Chris "Jesus" Ferguson

Nunca me cansaré de decirlo. Si eres el primero en entrar en un bote, en una partida de Hold ‘em No-Limit, nunca iguales. Si no estás preparado para subir, tira tus cartas muy lejos.

¿Por qué?, me preguntarás. Es muy sencillo. Subiendo, metes presión a los ciegos y a los otros jugadores que están en la mesa; les obligas a valorar la fuerza de tus cartas. Apostando forzarás a los jugadores que tengan cartas marginales a tirarlas, limitando de esa forma el número de jugadores que habrás de batir en la mano.

¿Y cuánto hemos de subir? Pues depende. En primer lugar, no debes permitir que la fuerza de tu par de cartas afecte al tamaño de tu subida. Los tres factores que has de tener en cuenta para decidir cuánto apostar son: la posición, la posición y la posición.

Siempre debes dificultar al máximo la toma de decisiones a tus rivales. A la hora de elegir el tamaño de la subida, debes procurar que el gran ciego tenga que tomar una decisión difícil entre igualar o tirar las cartas, si todos los demás jugadores han decidido previamente no disputar el bote.

Subir desde las primeras posiciones revela que tienes una mano muy fuerte y que puede batir a los oponentes que aún quedan por actuar. Como estás representando tal fuerza, no es necesario apostar mucho para convencer al gran ciego de que tire sus cartas. Y como tu par de cartas es tan fuerte, tampoco te importa mucho que el gran ciego te iguale. La razón real por la que debes hacer una pequeña subida desde las primeras posiciones es que aún quedan muchos jugadores por actuar detrás de ti y alguno de ellos podría tener una mano monstruosa y contraatacarte.

Cuando subes desde las últimas posiciones, estás representando una mano que podría batir a los dos o tres jugadores restantes. Ello te da mucha más libertad para subir con manos marginales. No obstante, tu apuesta debe ser mayor ya que, en caso contrario, el gran ciego tenderá a igualarte. Otra razón para subir más desde las últimas posiciones es que estás intentando meter presión al gran ciego para que tire sus cartas, no para que iguale, y, lo que es más importante, no quedan detrás de ti muchos rivales que te puedan contraatacar.

Uno de los errores más comunes en Hold ’em No-Limit es realizar subidas demasiado grandes. En las primeras posiciones, es recomendable realizar subidas de aproximadamente 2*BB. En las posiciones medias, quedando entre cuatro y seis jugadores por actuar, la subida recomendable podría ser de 2.5*BB. Y desde las posiciones finales, la subida podría ser de aproximadamente 3*BB.

Has de tener en cuenta que si representas una gran mano subiendo desde una posición inicial, probablemente jugarás contra manos muy fuertes. ¿Para qué vamos a arriesgar cuatro, cinco o más apuestas para ganar solo una y media de los ciegos cuando a menudo vas a enfrentarte a rivales con manos monstruosas? Si tienes AQ en lugar de AA y un jugador te sube, puedes tirar tus cartas sin haber arriesgado demasiado.

Algunos principiantes suben más cuando tienen cartas muy fuertes con la intención de engordar los botes, o menos para conseguir más acción. Yo recomiendo que hagas tus subidas pre-flop de la misma forma, independientemente de las cartas que tengas. Sube con AA o con AJ la misma cantidad; no descubras la fuerza de tus cartas a los jugadores observadores. De cualquier forma, si estás convencido de que tus rivales no están prestando mucha atención y te sientes seguro de que puedes manipularlos, entonces, juega como quieras.

Estas proporciones han de ser modificadas si hay antes. Generalmente debes añadir aproximadamente la mitad de los antes a cualquier subida. Desde las posiciones iniciales, deberías apostar 2*BB más la mitad de los antes; y desde las finales, deberías subir 3*BB más la mitad de los antes.

En la actualidad hay muchas partidas loose. Si te ves en una de ellas y no puedes robar las ciegas con una subida normal, haz un poco más tight tus criterios de selección de manos iniciales y realiza subidas un poco mayores. Si con esas apuestas tampoco puedes llevarte las ciegas, no sigas jugando tan tight y elige la cantidad que esperes que pueden igualar uno o dos jugadores. Como tus rivales están jugando demasiado loose, aprovéchate de ello construyendo botes grandes cuando creas tener ventaja.

La última excepción se da cuando te quedan pocas fichas. Si realizar tu subida habitual significa que has de invertir en el bote más de un 25% de tu stack, juega mejor all-in. Apostar un cuarto de tu stack antes del flop te compromete a igualar incluso un re-raise o, al menos, te puede hacer tomar una decisión muy complicada. Apostar all-in fuerza a tus rivales a tomar la decisión difícil. Todo ello nos lleva a la idea inicial del artículo: evita ser el que iguale.

Consejo de la semana PokerChile
0,00Nota Final0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5
Puntuación de los lectores:(0 Votos)
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas