Cada jugador de póker ha sentido miedo en algún momento, está constantemente presente en la mesa de póker y separa a los buenos jugadores de los malos. Puede hacer que seas muy cuidadoso, que no es necesariamente algo malo, pero también puede hacer que estés descontrolado. En otras palabras, te puede nublar el juicio y hacer que tomes decisiones que normalmente no tomarías. Lo más importante es tener siempre en mente que como jugadores de póker todos pasamos por el miedo, lo necesitamos, y si logramos controlarlo, nos podemos beneficiar de él.

Algunas cosas que podemos hacer para reducir la cantidad de situaciones que le pueden causar miedo a cualquier jugador de póker son:

Nunca arriesgar lo que no podemos perder 

Esto para mí es la primera regla del poker (y de apuestas en general). Ya es suficientemente difícil no tener miedo en una mesa de póker, y añadirle el miedo de perder dinero que necesitamos, no ayuda. Esto también crea malos hábitos que en el largo plazo pueden condicionar la manera en que jugamos.
Los buenos jugadores se dan cuenta cuando uno tiene este tipo de miedo por la manera en que juegas, muestras debilidad, y ellos te atacarán con agresividad. Entonces lo mejor que uno puede hacer es jugar olvidándose de la inversión realizada y divertirse. Si no puedes permitirte el perder el dinero que necesitas invertir, probablemente es mejor no jugar.

Adquirir Experiencia 

No se ha dicho lo suficiente, pero la experiencia en el póker es el factor más importante. Practicar es la mejor manera de eliminar el miedo porque mientras observas y juegas te encuentras con situaciones que reducen el elemento sorpresa. La mente del jugador de póker se va moldeando y formando por experiencias pasadas, de tal forma que las decisiones comienzan a hacerse de forma automática e intuitiva. También, mientras más se practica, más confiado se siente uno con lo que hace, y otros jugadores notaran esa confianza lo cual causará que ellos te teman a ti.

Planear antes de tiempo y conocer tu mesa 

Otra buena manera de reducir el miedo es pensando en las consecuencias de tus acciones antes de actuar, preguntándose que podrán hacer los oponentes si hago esto, quien podrá retirarse, quien pagará, quien hablará primero después del flop, etc.
Claro que no siempre adivinaremos correctamente, pero al estar pendientes de las posibilidades, se tomaran mejores decisiones. La habilidad de obtener información es vital para ser exitoso como jugador de póker. Es por esto que puede ser inteligente el tomar un tiempo para aprender sobre tus oponentes antes de jugar agresivamente, ver sus reacciones y como se desenvuelven en situaciones específicas.

No estresarse sobre manos perdidas milagrosamente (“bad beats”)

Hay un capítulo en el libro “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva” por Stephen F. Covey, en el cual el mensaje central es no preocuparse por cosas que han pasado porque ya están fuera de tu control, más bien uno debe enfocar todas sus energías en buscar cómo solucionar la difícil situación. Póker es un juego de probabilidades, entonces si mantienes la compostura y juegas como se supone que juegues, eventualmente tendrás éxito. Esto me ha ayudado en el póker increíblemente, porque ahora si pierdo con la mejor mano por mala suerte en el river, no pierdo el control (“tilt”) y no empiezo a jugar alocadamente. En vez de eso, me concentro en cómo salir de la situación, y mi proceso para tomar decisiones se pone más claro y más efectivo, lo cual es clave para mantener el miedo alejado.

No adoptes, adáptate 

Nunca he creído que adquirir una estrategia específica es la mejor forma de jugar póker. Aunque hay que tener conocimiento sobre los distintos tipos de estrategias que existen, no recomiendo solo escoger un estilo y mantenerlo. Los otros jugadores están estudiando todas tus movidas, y no quieres ser encasillado como un tipo de jugador especifico, ya que estarías haciendo que el trabajo de tus oponentes sea mucho más fácil.
Es por esto que es vital jugar de manera diferente contra los distintos tipos de jugadores. Es un grave error jugar de la misma forma contra un jugador conservador que contra uno agresivo. Adaptándose al ritmo de la mesa nos dará una mayor sensación de seguridad y confianza que puede voltear el miedo en contra de los demás.

Estos aspectos de los que hemos hablado nos permitirán convertir cosas que pueden aumentar nuestro miedo en una ventaja sobre nuestros adversarios. Si aprendemos lo que los asusta a ellos, podemos enfatizar esos puntos con nuestro juego y tener la ventaja necesaria para ganar en el póker. Este es un juego muy competitivo, y tenemos que darnos cuenta que los otros jugadores también saben lo suyo, por lo que cualquier ventaja adicional puede hacer la diferencia entre un mal jugador y el que está cobrando al final del día.

El miedo: un factor que nubla a muchos
5,00Nota Final1 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 5
Puntuación de los lectores:(1 Votos)
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas