Existen una serie de llamadas “Estrategias Básicas” en el mundo del póker, sobre todo en lo que respecta el Texas Hold’em ya que es un juego donde la habilidad supera el azar, por lo que será necesario conocer todos sus secretos antes de aventurarnos en un torneo en línea o en vivo para probar suerte. 

La idea de jugar Texas Hold’em no es ir y probar suerte, pues, imagínense que que los pozos que ha ganado Phil Ivey hayan sido de pura fortuna. Pensar eso sería ilógico. Por ello, el mismo Ivey ha determinado que existen una serie de pasos a seguir para poder conseguir controlar el juego y ser un ganador.

Phil Ivey es uno de los mejores jugadores de poker del momento. Cuenta con varios torneos en sus palmares y un bankroll personal a base de sudor, esfuerzo y trabajo. Ahora bien, eso no lo hizo solo. Según él, existen una serie de pasos a seguir.

El primero es que no se deben jugar demasiadas manos previo al flop. “Este es el mayor de los errores. Los novatos juegan demasiadas manos en el pre-flop, por lo que hacen que las manos más fuertes pierdan la oportunidad de ganar un gran pozo”. “Quedan hipnotizados con las primeras fichas y arriesgan todo con buenas manos solo para obtener un par de fichas. Si siguieran jugando, podrían ganar el triple”. “La forma más sencilla de reducir al mínimo los errores que se cometen es darse de baja en situaciones en las que todo parece que se va a cometer un error. Ese es el primer paso al profesionalismo: darse cuenta cuando es necesario decir “aquí me quedo”.

Para Ivey, el segundo paso es tener cuidado con tomar demasiadas manos después del flop. Esta es una extensión de la trampa anterior. No sólo la mayoría de los principiantes juegan demasiadas manos, sino que van demasiado lejos con ellas. Usted necesita evaluar la verdadera fuerza de su propia mano, de una dotación previsible de sus rivales. Sólo si es realista puede creer que tiene la ventaja. En ese caso, continúe con la mano. Es necesario comprender que sólo se jugará una fracción muy pequeña de las manos que se le repartió, y que sólo en el River verá como jugará mas manos de las que esperaba, ya que este es el momento crucial de toda mano de Texas Hold’em”

Y el tercer paso tiene que ver con lo emocional, si bien el ímpetu y las ganas son buenos en toda mesa de poker, no puede dejar que los sentimientos puedan más que las situaciones, los números y las probabilidades. Muchos jugadores juegan las nuevas manos porque tienen una “sensación” de que van a ganar. Eso está mal. El poker es un juego matemático: todo lo que le puede ocurrir posiblemente se reduce a las probabilidades. Usted puede esperar un par de ases pero no que un conejo salga de la galera. El poker no es magia.