La semana pasada les dejamos el primer artículo de Phil Ivey con estrategias en Texas Hold’em a continuación les dejamos la segunda parte:

Un buen jugador juega una mano, porque la situación y el momento la amerita. En caso de que se vea exigido con la mano, puede de todas formas tomar el riesgo, ya que la idea del poker es ganar a largo plazo, pero jugar muchas manos que no tienen chance pueden hacer que lentamente vaya a la bancarrota, sobre todo porque en ocasiones no nos damos cuenta de que las fichas valen dinero

Para Phil la línea de consejos continua por lo psicológico. El cuarto error en el cual los jugadores suelen caer es el de dejar que las emociones determinen cual es la mejor mano. Quienes no están preparados para jugar poker pueden encontrar al juego como algo sumamente estresante. Requiere de horas y horas de práctica y juegos en mesas para adquirir la habilidad necesaria para dejar la mente en blanco y dejar siempre que las cartas hablen, ya que de otro modo las emociones darán paso a posibles especulaciones acerca de nuestra situación en el juego, lo que es un error.

Siempre tienes que dar lo mejor de ti en una mano, aunque eso signifique que debes retirarte. Retirarse no es perder, sino que muy por el contrario: es adelantarse a una situación que nos hará perder dinero.

¿De qué nos sirve quedarnos hasta el final cuando sabemos que no podemos ganar, sino que de hecho vamos a perder?

 

Por ejemplo, salir antes de tiempo de una casa en llamas, no es un acto cobarde, sino por el contrario, sabíamos de antemano que, por más que hiciéramos algo, la casa ardería. Mejor estar afuera.El uso del factor psicológico es una de las mejores armas en el poker y el saber usarla será la clave para ganar en la mesa. Para Ivey, todavía falta mencionar un paso, el cual hace que muchos novatos también caigan en errores. En caso de seguir este consejo, usted verá como sus rachas pasan de ser malas a excelentes. Pensamiento a corto plazo.

 

Muchos jugadores harán un juego correcto, pero en la segunda mano perderán el pozo, a lo que agregará ¡Oh que mala suerte! ¿Suerte? Cuando se gana es por estrategia, pero cuando se pierde es por mala suerte. Vamos a dejar de mentirnos a nosotros mismos y entender que, cuando perdemos, es debido a una mala lectura del juego.

 

Su habilidad para jugar poker no se basa en la suerte o la toma de decisiones aleatorias. Debe ser fruto de un resultado final analizado. Cada mano y, dentro de cada mano, cada movimiento debe ser analizado. Sólo de esa forma rendirás jugando a largo plazo. Si no, serás simplemente un buen jugador a corto plazo, que ganó gracias a que las circunstancias se daban para que lo hicieras y no por tu técnica o habilidad.

Phil Ivey y sus segunda parte de estrategias para Texas
5,00Nota Final1 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 51 vote, average: 5,00 out of 5
Puntuación de los lectores:(1 Votos)
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas