En este artículo hablaremos de uno de los conceptos peor entendidos del Texas Hold’em; la posición. También nos aproximaremos al enfoque que proponemos desde EducaPoker para redefinir la importancia real de la misma

 

¿Qué es exactamente la posición?

En una mano de Poker se dice que un jugador tiene posición cuando es el último en actuar.

En Texas Hold’em, el jugador que tiene posición preflop es la ciega grande. Tras el flop, el jugador que tiene posición sobre el resto es del Dealer.

Ejemplos:

Un jugador en primera posición abre preflop y le paga el CO. El CO tendrá posición durante todas las rondas de apuestas postflop.

Un jugador en la SB abre y le paga la BB. El jugador en la BB tendrá posición postflop.


¿Por qué es importante la posición?

El jugador que habla en último lugar puede ver lo que sus rivales hacen antes de actuar. Podrá tener más información sobre las manos de sus oponentes y por tanto podrá tomar mejores decisiones.

La posición es uno de los conceptos teóricos peor entendidos del Poker.

En cualquier texto sobre Poker encontrarás un montón de consejos sobre lo relevante que es tener posición y la increíble cantidad de cosas maravillosas que te permite el jugar con posición.

La gran importancia que muchos jugadores conceden al juego con posición explica muchas de las diferencias de estilo entre los jugadores de EducaPoker y el resto. Uno de nuestros rangos distintivos es que abrimos más manos en la ciega pequeña que en el Dealer, a diferencia del resto del mundo. En este artículo entenderás el motivo.

El problema es que la mayor parte de lo que podrás encontrar sobre la posición es incorrecto o sólo parcialmente acertado. Vamos a explicar detalladamente lo que encontrarás en la mayor parte de artículos en otros sitios sobre la posición.

 

Visión clásica de la posición

Habitualmente encontrarás que la posición sirve para tres cosas:

  • Tener más información sobre la mano del oponente.
  • Controlar el tamaño del bote.
  • Robar el bote con más facilidad.

En EducaPoker no compartimos este análisis. En este artículo te explicaremos por qué has visto pocas veces que justifiquemos decisiones en función de si tenemos o no posición.

 

Tener más información sobre la mano del oponente

Enfoque clásico

Al actuar después de tu rival sabes lo que él ha hecho y esto te da una mejor idea sobre cuál es su rango de manos.

Tener una mejor idea sobre el rango de manos del oponente te permite tomar mejores decisiones. Si sabes lo que tiene tu rival, es más fácil robarle el bote o abandonar manos relativamente fuertes.

Por tanto, quieres jugar muchas más manos cuando tienes posición que cuando no la tienes, con lo que harás cold calls en el Dealer cuando otros rivales hayan subido a menudo, y abrirás más manos en el Dealer que en la ciega pequeña. Incluso con un rival más por hablar, el tener la posición justifica jugar más manos.

Enfoque de EducaPoker

En un bote multijugador tener posición sí tiene cierto valor, dado que es mucho más probable que un rival con una buena mano apueste. Por tanto, obtenemos información que tiene cierto valor.

Incluso en este caso, donde la información es más fiable, aprovecharla no es fácil.

Cuando tenemos 4 rivales en la mano y todos pasan es menos probable que tengan una mano muy buena, si no tenemos nada y queremos llevarnos el bote apostando, seguimos necesitando que el farol salga bien un porcentaje alto de las veces, lo que es menos probable contra 4 o 5 rivales. Y si tenemos una mano fuerte o muy fuerte, de poco nos va a servir la información ya que proteger nuestra mano en un bote multijugador, apostando, siempre será una prioridad.

Es cierto que podemos conseguir cierta información valiosa, al tener posición, en un bote multijugador. Aprovecharla no siempre será fácil.

En los botes contra un solo rival, y en menor medida en los botes contra dos oponentes, las cosas no son tan sencillas. La premisa de que conseguimos información contra un único rival es menos acertada.

Si nosotros somos el agresor preflop es probable que el nuestro rival pase con todas sus manos. Incluso si el rival no pasa con todas sus manos y apuesta a veces de cara, su rango para apostar no tiene porque ser especialmente fuerte, lo que no nos va a ayudar mucho a definir su rango cuando pasa.

Cuando nosotros somos el jugador que llevó la iniciativa preflop nuestro rival no ha definido su rango en absoluto antes de que tengamos que apostar. No tenemos información sobre su mano gracias a tener posición.

Por otro lado, si tenemos posición pero no tenemos iniciativa, podemos esperar una apuesta de continuación por parte de cualquier rival decente en los flops que ayuden a su rango.

Si el rival es extremadamente débil y no hace apuesta de continuación si no tiene una mano fuerte podemos explotarlo, pero no gracias a tener posición. Podríamos conseguir lo mismo sin tener posición robando el bote en el turn. Es el hecho de que nuestro rival desarrolle un juego excesivamente conservador lo que nos da información sobre su rango.

Cuando no tenemos iniciativa es el estilo de juego de nuestro rival lo que aporta información que nos permite acotar su rango y no el hecho de que tengamos posición.

Recordemos que lo que la teoría clásica de la posición dice es que: “Podemos jugar muchas más manos gracias a tener posición ya que esta nos permite tener más información sobre la mano del oponente y por tanto tomar mejores decisiones.”

Contra oponentes buenos tratar de obtener información sobre si el oponente ha ligado, pagando en el flop y esperando a ver que sucede en el turn, es un error muy grave.

Lo que va a pasar es que el rival (que hemos dicho que es un buen jugador) hace una gran cantidad de apuestas en el turn, además de bastantes Check-Raise o Check-Call, puesto que le hemos pagado con posición y sabe que podemos pagar con muchas manos débiles en el flop, ya que le damos mucho valor a tener posición.

Para defendernos de esto vamos a tener que:

  • Farolear después de su apuesta en el turn, donde estarán todas sus manos fuertes (es decir, ¡sin información sobre la fuerza de su mano!)
  • Abandonar todas las manos que no sean relativamente fuertes (es decir, nos dejamos farolear y hemos pagado preflop y en el flop para abandonar a su segunda apuesta que hará bastante a menudo)
  • Jugar un rango más cerrado preflop que pueda llevar al Showdown muchas manos ya que va por delante del rango del rival.

Ninguna de estas tres soluciones aprovecha en absoluto el hecho de tener posición.

Ejemplos:

Tenemos 6[diamante]5[diamante] con 100bb de stack efectivo en el Dealer. Abrimos y nos paga la ciega grande. El flop es Q[pica]J[diamante]5[trebol]. Nuestro rival pasa. No tenemos ninguna información sobre la fuerza de su mano antes de apostar. Todo su rango puede pasar en el flop, y tener posición no nos ayuda a saber si nuestra pareja de cincos es la mejor mano ahora.

Tenemos 6[diamante]5[diamante] con 100bb de stack efectivo en el Dealer. Nosotros, aplicando el análisis clásico de la posición, pagamos la subida del CO, un buen jugador. El flop es Q[pica]J[diamante]5[trebol]. Nuestro rival apuesta, y nosotros pagamos para conseguir información en el turn.

Nuestro rival que, como hemos dicho, es un buen jugador pasa (o apuesta). No sabemos realmente qué tipo de mano tiene, ya que va a pasar para intentar subirnos con muchas manos fuertes, o pagarnos con manos medias, y puede apostar faroles. La posición no nos ayuda a saber qué tiene el rival aquí.

Controlar el tamaño del bote

Enfoque clásico

Tener posición nos permite decidir qué tamaño de bote queremos jugar, ya que siempre tendremos la capacidad de apostar cuando nuestro rival pase. La decisión final sobre si damos la carta gratis o no siempre será nuestra y tenemos más facilidad para decidir si entran 2 o 3 apuestas en el bote.

La habilidad de controlar el tamaño del bote mejora enormemente el rendimiento de las manos medias, ya que podemos elegir cuando jugamos un bote grande o no en función de lo fuerte que sea nuestra mano.

Enfoque de EducaPoker

Tener posición ayuda a controlar el tamaño del bote cuando va acompañado de iniciativa preflop y cuando tenemos el SPR correcto, y aún así con limitaciones.

Controlar el tamaño del bote es útil sólo en botes contra un rival. En botes multijugador proteger la mano nos obligará a apostar demasiadas veces y además los otros jugadores pueden hacer crecer el bote sin que podemos hacer mucho para evitarlo.

La posición por si sola no nos va a servir de mucho para controlar el tamaño del bote si no tenemos en cuenta el SPR. Esto es relativamente evidente en algunos casos, pero no tanto en otros.

Con un SPR inferior a 4 podemos ignorar el hecho de tener o no posición casi por completo a la hora de controlar el tamaño del bote.

Tener posición puede facilitar que no entre dinero en una de las tres rondas de apuestas. Cuando todo el dinero puede entrar en el bote con dos apuestas sin mucha dificultad, el beneficio que obtenemos por saltarnos una apuesta es nulo.

Esto quiere decir que cuando jugamos con un stack corto, tener o no posición no nos va a ayudar a controlar el tamaño del bote. Si queremos llegar al Showdown y el rival quiere que metamos todas nuestras fichas en el bote, no tendrá mucho problema aunque gracias a nuestra posición evitemos que entre dinero en una ronda de apuestas.

Cuando el SPR es muy grande, la posición también pierde buena parte de su efectividad para controlar el tamaño del bote. Esto sucede con SPR superiores a 10, donde caben en el bote cuatro o más apuestas relativamente grandes.

En este caso, si bien es cierto que podemos controlar con cierta facilidad si en el bote entran solamente 2 apuestas (siempre que el rival no nos suba en el flop) no tenemos ningún control sobre hasta donde crecerá el bote si seguimos apostando, tanto si queremos mantenerlo pequeño como si queremos que crezca.

El jugador que no tiene posición puede buscar un Check-Raise y forzarnos a jugar un bote más grande de lo que nos gustaría cuando intentamos jugar una mano por tres apuestas, pero no por cuatro. Por tanto, con manos que querrían apostar tres veces pero no enfrentarse a una subida, tener posición no es beneficioso.

La zona más beneficiosa para el jugador con posición a la hora de controlar el tamaño del bote es la zona con unos SPR entre 4 y 10.

Cuando no somos el agresor preflop es mucho más probable que nos enfrentemos a apuestas en el flop y en el turn, con la decisión en manos de nuestro oponente para hacer una tercera apuesta en el river. La posición no nos permite controlar demasiado el tamaño del bote si no tenemos iniciativa.

Si somos el jugador con iniciativa preflop, es mucho más probable que nuestro oponente pase, y por tanto, nos permita pasar a nosotros.

Controlar el bote es mucho más fácil cuando tenemos iniciativa preflop. La iniciativa es más importante que la posición para el control del tamaño del bote.

Ejemplos:

Tenemos A[diamante]J[pica] en el CO y abrimos a 2,5bb con un stack efectivo de 140bbs. Nos paga la ciega grande. El flop es A[trebol]8[corazon]4[corazon]. Apostamos y nos paga. El turn es el 2[pica]. Podremos volver a apostar el turn y river, pero si nuestro rival decide subirnos tendremos que abandonar o jugar por todo nuestro stack con una mano muy débil. Por tanto, incluso con posición, nos resulta imposible jugar el bote del tamaño que nos gustaría sin darle al oponente la capacidad de controlar el tamaño del bote.

Tenemos J[pica]10[pica] en el CO y abrimos. Nos paga la ciega grande. El stack efectivo es de 20bb. El flop es K[trebol]10[trebol]4[diamante]. No tenemos posiblidad real de controlar el bote ya que nuestro rival podrá apostar en dos calles y todo nuestro dinero acabará en el bote.

Tenemos A[corazon]4[diamante] en el D y abrimos a 2,5bb. Nos paga la ciega grande. El stack efectivo es de 50bb. El flop es A[trebol]J[pica]2[diamante]. Ahora la posición puede ayudarnos a controlar el tamaño del bote si pasamos en el flop o en el turn.

Robar el bote con más facilidad

Enfoque clásico

Puesto que al tener posición tenemos más información sobre la mano de nuestro oponente y además podemos elegir con más facilidad el tamaño del bote que jugamos, nos resulta fácil eliminar del bote a las manos débiles de nuestro oponente cuando muestre debilidad.

Enfoque de EducaPoker

A la hora de robar el bote nos va a ayudar mucho más la iniciativa que la posición. La ventaja de contar con iniciativa preflop, incluso si nuestro rango es muy amplio, es que incluye nuestras manos fuertes y por tanto el rival siempre tiene que preocuparse de que estas estén en nuestro rango cuando él no conecta.

El problema de la posición como herramienta para robar botes es que está reñida con el control del tamaño del bote. Contra rivales débiles conseguiremos robar muchos botes, pero serán botes que hubiéramos robado sin posición y con iniciativa en cualquier caso, ya que el rival abandonará en exceso a una apuesta en el turn.

Contra rivales observadores no podemos controlar el tamaño del bote con nuestras manos medias y pretender que abandone mucho en el turn cuando tengamos un farol sin que sea bastante evidente el tipo de mano que tenemos en muchas ocasiones.

Ya hemos visto que tener posición no nos va a ayudar a definir su rango de manos. Si no tenemos información precisa sobre la fuerza de su mano, difícilmente podremos robar gracias a ello.

Ejemplo:

La ciega pequeña, un regular agresivo abre, y nosotros con 100bb de stack efectivo pagamos en la ciega grande con 10[pica]8[pica]. El flop es A[diamante]7[pica]2[trebol]. Nuestro rival apuesta.

Por mucho que nos guste la idea, es muy difícil que logremos robar este bote ya que hay muy pocos ases en nuestro rango preflop y muchos en el del rival. La posición no cambia esto, y al no haber resubido preflop es probable que el rival nos apueste de nuevo en el turn o nos pague con cualquier mano marginal por ello.

Utilidad real de la posición

Hemos visto que la mayor parte de las virtudes que se asignan al juego con posición son exageradas y, por tanto, muchos ajustes de nuestros rivales lo serán también.

Esto no significa que tener posición sobre un rival no tenga ningún valor. Hemos visto que tiene cierto valor como herramienta para controlar el tamaño del bote. Esta no es la única utilidad del juego con posición. Veamos para qué más puede servirnos:

  • Controlar el tamaño del bote con iniciativa y SPR entre 4 y 10.
  • Obtener información en botes multijugador.
  • Inducir acción con manos con las que estamos comprometidos.

Este último punto es importante y es un aspecto sobre el que pocas veces se habla al comentar las ventajas del juego con posición.

La ventaja de la posición la tenemos cuando el rival es muy agresivo y tenemos una mano fuerte. Queremos dejar que el rival siga faroleando sin echarlo del bote, pero no queremos que pueda pasar si nosotros pasamos.

Si no tenemos posición y nos apuesta, nos veremos obligados a subir en el flop, impidiendo que siga faroleando a menudo, o nos arriesgaremos a que no apueste el turn y perdamos una ronda de apuestas.

Teniendo posición podremos dejar que siga apostando en el turn, y siempre tendremos la seguridad de poder apostar en caso de que el deje de apostar.

Ejemplo:

Tenemos K[diamante]10[pica] en el D con 30bb de stack efectivo. Abrimos y nos paga la bb, un regular agresivo. El flop es K[trebol]4[diamante]4[trebol]. Nuestro rival pasa, apostamos y nos hace una subida mínima.

Como tenemos posición podemos limitarnos a pagar. Estamos comprometidos con el bote y esto implica que pagaremos todas sus manos mejores, con lo que lo importante es sacar el máximo de sus manos peores. Queremos que sus faroles (una parte importante de su rango) sigan faroleando. Sin posición sería mucho más difícil conseguirlo.

¿Cómo afecta realmente el tener posición a nuestro juego preflop?

Enfoque clásico

Puesto que tener posición es tan útil, jugaremos muchas más manos con posición que fuera de ella. Por tanto:

  • Pagaremos con muchas manos en el Dealer cuando abra un jugador en primeras posiciones y en el CO.
  • Abriremos más manos en el D que en la ciega pequeña.
  • Resubiremos más con posición que fuera de ella. Por ejemplo, si abre el CO, resubiremos más desde el D que desde la BB.
  • Pagaremos más resubidas con posición que fuera de ella. La mano es menos importante que la posición.

Nota: Queremos destacar una vez más que desde EducaPoker creemos que este enfoque de la posición esta muy equivocado, pero creemos que es importante que sepáis que existe porque os ayudará a comprender mucho de lo que veis en las mesas.

Enfoque de EducaPoker

El hecho de tener posición tiene muy poca importancia a la hora de tomar una decisión preflop, siendo más importante el rango de manos de nuestro rival y nuestra propia mano a la hora de tomar la decisión correcta. En resumen:

  • A la hora de jugar una mano preflop, tener o no posición es irrelevante en la mayoría de los casos.
  • Abriremos más manos en la SB que en el Dealer, ya que tener un rival menos por hablar es una gran ventaja.
  • Resubiremos más desde la BB que desde el Dealer, ya que tener dos rivales menos por hablar es una gran ventaja.
  • Daremos mucha más importancia al valor de la mano y al tipo de rival a la hora de enfrentarse a una resubida que a cualquier otro factor.

Si bien hemos visto que tener posición tiene algunas ventajas menores, no son lo suficientemente grandes como para que afecten a nuestro juego preflop.

 

Autor: Raúl Mestre

Fuente: Poker-Red.com

¿Es tan importante la posición? – Artículo de Raúl Mestre
0,00Nota Final0 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 50 votes, average: 0,00 out of 5
Puntuación de los lectores:(0 Votos)
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas