Apostando en el poker

principiante 1¿Hora de aumentar las apuestas? Una de las mayores frustraciones que puede haber para un nuevo jugador es perderlo todo cuando está seguro que ganará y es atraído hacia el desastre por apuestas de sus contendores, cuando se debería saber que va perdiendo. Nuestra guía de apuestas te ayudará a incluirle precisión a tus apuestas para alcanzar los mejores resultados posibles.

Una simple guía para apostar en Texas hold’em sin límites.

Tus apuestas en este juego son tan importantes como tus cartas y probablemente más difíciles de dominar para un principiante.

Si eres un novato, es importante que sepas que una de las mayores frustraciones que puede haber para un nuevo jugador es perderlo todo cuando está seguro que ganará y es atraído hacia el desastre por apuestas de sus contendores, cuando se debería saber que va perdiendo. Una buena estrategia para apostar no eliminará del todo este tipo de situaciones – estas son, a fin de cuentas, la esencia de este juego – pero aumentará tu seguridad y tus ganancias.

Por ahora enfoquémonos en las condiciones normales de juego y las apuestas que concuerdan con un estilo agresivo de juego.

Apostando antes del flop
OK, entonces tienes una mano y quieres jugar… ¿y ahora qué? Mientras observas el juego y esperas tu turno, pregúntate esto: “¿Qué quiero lograr con esta apuesta?”
Jugando con precaución
En el caso de cartas que podrían convertirse en una buena mano, no querrás apostar (a no ser que se trate de un bluff). Solamente querrás ver el flop por el menor precio posible para averiguar si tu mano mejora, por lo que sólo debes igualar el blind y, a lo mejor, igualar una pequeña apuesta antes del flop.
Gran As y pares premium
En el caso que te toque un par premium o un gran As antes del flop, debes saber que ya posees una buena mano y no querrás que nadie desarrolle su mano para derrotarte. Aquí es donde el aumento antes del flop comienza. El propósito de esta maniobra es hacer con que muchos de tus contendores – y posiblemente logren juntar una mejor mano que la tuya – se retiren de esta mano, dejándote con tan sólo uno o dos contendores. Esto reduce el riesgo de que manos como color, poker, trío o hasta dos miserables pares aparezcan para arruinarte el día.

La cantidad que debes apostar depende directamente de las condiciones de juego. Recuerda que el objetivo es lograr asustar a tus contendores – pero tampoco querrás asustarlos demasiado, pues necesitas que alguien te siga las apuestas hasta el final. Muchos jugadores aumentan su apuesta pre-flop con un múltiplo del big blind (en un juego US$3/US$5, apuestan US$10, US$15 o US$20). Multiplicar el blind de esta manera es una estrategia efectiva, aunque es importante recordar que no debes apostar siempre la misma cantidad o te volverás predecible (lo que es lo peor que le puede suceder a un jugador de poker).

Juego lento
Uno podría pensar que juego lento es sinónimo de no apostar. De hecho, su propósito es engañar a tus oponentes para que piensen que eres débil por sólo pasar o igualar las apuestas. El objetivo es inducir a los demás jugadores a apostar fuerte – un bluff de preferencia – y luego ir tú con toda la potencia que tengas para que el jugador iguale o se retire. Claro que es mejor que iguale o incluso te aumente la apuesta, pero si se retira, aún es dinero en tu bolsillo.

Algunos jugadores juegan lento antes del flop y luego de éste apuestan fuerte. En condiciones normales de juego, esto es algo un tanto confuso. Claro que puedes engañar a tu oponente a igualar tu apuesta, siendo que tienes un juego fuerte en manos, pero hay que recordar que aún hay dos cartas más a ser distribuidas y que pueden marcar la diferencia. Y en el poker pocas sensaciones son peores que perder con un par de ases en la mano.

Esto no significa que el juego lento no debería ser parte de tu arsenal. Si el flop es A, A, J y en tu mano posees A-J, por ejemplo, no deberías apostar todo en este instante. Debes engañarlo y hacerlo creer que el flop no te benefició mucho para que él agarre confianza y apueste fuerte.

El juego lento puede ser especialmente efectivo al jugar con jugadores temerosos o agresivos – ellos generalmente apostarán fuerte blufeando para sacarte de la jugada pues vieron que mostraste debilidad y quieren sacarte del juego antes que puedas hacerles daño. También funciona bien con jugadores precavidos, pues si muestras debilidad ellos sabrán que es seguro continuar en el juego hasta formar una buena mano.

La clave es recordar que el juego lento es tan peligroso como apostar demás. Para que sea efectivo debes ser listo y saber las probabilidades de que una carta indeseada llegue y arruine tu estrategia y tener la disciplina para evitar quedar atrapado en el caso que ello suceda.

Volver a aumentar la apuesta
Volver a aumentar una apuesta suele causar una gran agitación. Es igual a cuando dos personas en un bar se ponen cerca uno del otro mirándose de pies a cabeza: una multitud se reunirá alrededor de ellos a ver qué sucede. Pero ¿qué significa que alguien vuelva a aumentar una apuesta que has hecho? ¿Cuándo deberías considerar volver a aumentar la apuesta de alguien?

Es más fácil entender este fenómeno si lo miras desde la perspectiva de alguien que te aumenta la apuesta a ti y no al revés. Si sigues nuestras instrucciones te convertirás en un jugador que sabe mezclar la precaución con la agresividad, por lo que probablemente te volverán a subir apuestas mucho más seguido de que tú lo haces.

Aquí está una situación bastante común: eres el último en apostar y nadie ha aumentado su apuesta antes del flop. Todos han pasado y eres el último y estás en posición de apostar. Tú tienes un el par más alto en un flop mediocre como este:

MANO
Q Corazón10 Diamante
FLOP
Q Corazón10 Diamante10 Diamante

Prudentemente apuestas fuerte, seguro de que todo el mundo se retirará ante tu demostración de fuerza. De la nada ves que el jugador que puso el big blind te sube la apuesta al doble. Este aumento podría significar muchas cosas y es importante que estés enterado de todas las posibilidades.

¿Estará pensando que estás blufeando?
Es muy común que el jugador que apuesta por último apueste fuerte y trate de robarse el pozo. Aumentar tu apuesta es la forma en la que el jugador encargado del big blind te dice: “Sé lo que estás intentando hacer y no te va a resultar”. Jugadores en la posición del big blind son especialmente propensos a comportarse de esta manera porque no quieren parecer débiles. Recuerda que hasta los mejores jugadores pueden parecer blufear si han ganado muchos pozos en las últimas jugadas. Si crees que eso es lo que crees que dice su apuesta, entonces tu mejor curso de acción es igualar – después de todo, tienes una mano fuerte y una reputación que cuidar. Si después de esto él pasa, una pequeña apuesta debería ser suficiente para expulsarlo de la jugada, pero si no lo hace, mejor prepárate.
¿Estará intentando atraparte?
Buenos jugadores son suficientemente listos para saber que un aumento de una apuesta puede inducir una apuesta exagerada como respuesta. En este caso en particular, en el cual tienes un par fuerte es recomendable evitar la tentación de volver a aumentar – que puede ser justamente lo que él quiere. Estudia tu oponente. Si es del tipo impredecible, procede con cuidado. Iguala la apuesta y apuesta otra vez si él pasa. Trata todas sus demás apuestas con cuidado.
¿Estará blufeando?
Todas las apuestas que son hechas en el Texas hold’em es un bluff en potencia. Aún así, nunca es sabio asumir que otro jugador está blufeando a menos que lo hayas pillado en fraganti por la razón que fuese – y aún así debes considerar que puedes estar equivocado. Aún así, no hay razón para desperdiciar una buena mano. Iguala la apuesta y vuelve a apostar si él pasa su turno.
¿Estará pensando que el juego está empatado?
El caso es muy inusual, pero siempre hay que considerar la posibilidad de un empate en la mesa.  Iguala la apuesta y vuelve a evaluar después del flop.
¿Creerá que eres débil?
¿Te has retirado seguido últimamente a la primera gran apuesta que se te vino encima? Si crees que tu oponente trata de explotar esta supuesta debilidad, éste es el momento de mantenerte firme en tu posición. Iguala la apuesta y vuelve a apostar luego del flop – no hay necesidad de grandes apuestas (eso también es señal de debilidad).
APOSTANDO DEMÁS Y DE MENOS
Apostar demás es una práctica común entre malos y nuevos jugadores. Existe una cierta flojera en esta práctica y, si tú sueles hacerlo, deberías dejarlo de inmediato.

Esta es una situación común. A un jugador principiante le sale una buena mano como color o poker en el flop. Otros jugadores de la mesa le han sacado el dinero a lo largo de todo el juego y ahora es su turno. Entonces él apuesta todas sus fichas en una triunfal demostración de fuerza y confianza. Entonces, una de tres cosas puede suceder:

  • Todos se retiran y nuestro jugador se lleva un pozo mucho menor de lo que podría si hubiera apostado fuerte, pero prudente (digamos, una apuesta del tamaño del pozo, por ejemplo).
  • Alguien con un juego aún mejor le iguala la apuesta y lo saca del juego.
  • Algún imbécil le iguala la apuesta con una mano mediocre y nuestro amigo puede hacerse una buena ganancia (a no ser que el imbécil tenga suerte y la cuarta o quinta carta del flop mejoren su juego).

Asumir que estás jugando contra una manga de idiotas no es una estrategia sabia ni eficiente en el Texas hold’em (aunque toda regla tiene excepciones). Esa es tan sólo una de las razones por las cuales los buenos jugadores rara vez van all-in – ellos saben mirar a los tamaños de las apuestas y calcular una apuesta que aplique presión sin asustar el dinero. Para un principiante, lo equivalente a la mitad del pozo es una apuesta fuerte y una apuesta del tamaño del pozo es muy fuerte.

Apostar de menos
Apostar de menos es una costumbre tan mala como apostar demás. Apostar poco te deja muy vulnerable a empates y los jugadores agresivos pueden oler tu debilidad. La mayoría de los jugadores que poseen esta costumbre se ponen a calcular que una carta indeseada puede salir y arruinar tu juego, así que la mejor cura para esto es estudiar bien las probabilidades de manos y pozos.
Conoce tus oponentes
Poker es un juego donde se debe lidiar con gente. Si te concentras demasiado en las cartas, te perderás la mitad del juego. Diversas situaciones van a requerir soluciones, estrategias, estilos y apuestas diferentes Mesas flojas requieren mayores apuestas para eliminar posibilidades de empates, mientras mesas agresivas requieren exactamente lo contrario, es decir, juego lento. Cuanto más juegas y cuanto más observas otros jugadores, más aprenderás.

Pero recuerda, todos los buenos jugadores mezclan bastante su estilo de juego con tal de que sea m ás difícil “leer” sus movimientos y así hacerse más impredecibles y adaptarse a la mesa en la que estén jugando. A medida que se vaya desarrollando tu juego, deberías hacer lo mismo.

There was an issue loading your timed LeadBox™. Please check plugin settings.