Devastador es poco para llamar el turn que están a punto de ver y que dejó completamente congelado a Luke Schwartz , quien probablemente nunca espero tremendo desenlace en una mano que pensó tener dominada.Una jugada que empezó bastante prometedora para él con un KcQc y un flop de Qd9c7s versus un Jd10d de su rival, quien solo se atinó a responder y esperar  que los dioses del póker llegasen a rescatarlo. ¿Habrán llegado?