La adrenalina en el poker puede llegar hacer tan fuerte que algunas veces se celebra antes de tiempo un victoria y los dioses del poker te castigan por ser tan apresurado.

Precisamente eso le ocurrió a Luke Schwartz, cuando cantó su victoria en el flop tras conectar un par de reyes: grave error, ya que aún faltaban dos calles por ver con un rival que tenía QQ.