Es una tarea grande jugar con un solo par y más encima decidir responder un raise. Sin embargo, cuando trasladas la decisión al rival con un notable movimiento, es una de las sensaciones más agradables en el póker.

Live at The Bike!! nos entregó una mano, donde claramente se refleja lo dicho al comienzo de esta nota y como los jugadores pasan de la angustia al placer mental usando una estrategia muy conocida en el mundo poqueril.