En este duelo ambos jugadores creyeron que tenían el pozo en sus manos, sin saber que estaban exactamente en la misma posición.

El contar con un A-A en mano es uno de los momentos más esperados por los jugadores de poker, pero para Lederer y Antonius terminó siendo una especie de desgracia.

Increíble y coincidentemente, ambos jugadores se enfrentaron mano a mano contando con el mejor panorama posible a priori, por lo que sus respectivos entusiasmos fueron creciendo con el flop y el turn.

Lo cierto es que, como era previsible, los dos se fueron All In, pero la sorpresa de ambos fue mayúscula cuando advirtieron cuál era la mano con la que contaba su rival.

Observa la insólita mano a continuación: