El domingo pasado, aprovechando que el lunes era feriado, Marcelo se juntó con sus amigos de siempre a disputar un torneo Freezeout. La idea era pasar un momento agradable entre compañeros, pero lo que en realidad pasó se asemeja más a una pesadilla kafkiana que a un simple juego entre camaradas.

 

“Alrededor de la 1:00 de la mañana tocan la puerta, un amigo se levanta a abrir y era la PDI. Entraron como 10 efectivos policiales, no hubo explicaciones y sólo dijeron: ¡están todos detenidos, éste es un casino clandestino!”, explica de entrada.

 

“Nosotros nos quedamos quietos, sin hacer nada. Luego nos revisaron completos, mi casa fue registrada como si buscaran droga, dieron vuelta todos los muebles. A mis amigos les revisaron los autos que estaban estacionados afuera. Incluso, las personas que viven conmigo estaban durmiendo y también fueron detenidas”, agrega.

 

¿Qué pasó después?

 

Nos llevaron a la PDI a prestar declaraciones y a mí me dejaron en el calabozo para pasar a control de detención. Nosotros cooperamos con el procedimiento y luego, antes de que yo entrara a control de detención, la noticia ya era publicada en varios portales de internet. Me siento humillado y tratado como delincuente, porque la noticia salió en primera plana en el diario local.

 

Además de la prepotencia que mencionas… ¿hubo violencia por parte de la PDI?

 

Hubo un trato yo diría “altanero”. Se reían entre ellos por todas las cosas que tengo en mi casa (me refiero a sillas, mesas, cuadros y muebles). Creo que mis amigos sufrieron más que yo, en especial mi amigo Pedro Mura, que por sólo preguntar por qué lo detenían, se agarró la mala de varios de la PDI. Lo empezaron a tratar de negro… “negro, ven para acá”, “tú, negro, sácate la mano de los bolsillos”, “negro, abre el auto”. Pedrito Mura es un gran amigo y recibí su apoyo incondicional.

 

¿Y quiénes dormían en tu hogar que también fueron detenidos?

 

Unas personas a las que arriendo una cabaña y una pieza. También fueron revisados y le revolvieron sus cosas, me dio mucha vergüenza porque les tuve que pedir disculpas por todo lo sucedido. me dijeron que no habia problema y que son cosas que pasan, muy buena onda.

 

¿Y luego del allanamiento, dónde fueron llevados? ¿Cuánto rato pasó para que te liberaran?

 

Nos llevaron a todos a la PDI de Valdivia y yo fui el único que quedó detenido. Fueron como 9 horas encerrado en un calabozo, sin hacer nada más que pensar en la injusticia que estaba pasando.

 

¿Y qué pasó con el resto de las personas?

 

Varios de mis amigos sufrieron llamados de atención en sus trabajos. Les dijeron que cómo era posible que participen de apuestas ilegales o de un casino clandestino. El más afectado fue un amigo que está en campaña para concejal (Marcos Ilabaca) y los medios y contrincantes se aprovecharon de despedazarlo políticamente, porque la noticia es súper jugosa…

 

¿Cómo reaccionó? ¿igual que el resto o intentó mediar con Investigaciones?

 

Reaccionó bien, al igual que todos, bien tranquilo. Yo estoy súper nervioso porque son 60 días de investigación y aún tengo que conseguir un abogado, no sé cómo lo voy a hacer. Además, cuando salgo a la calle, a cualquier lado, todos me preguntan cómo fue, qué pasó, etc.

 

¿Qué opinas del tratamiento que le dio la prensa a este asunto?

 

Fue exagerado, primera plana en el diario. En mi audiencia apenas entré me sacaban fotos y grabaron todo, al salir de allí me quisieron entrevistar y tuve que salir rápido. Quedé con arraigo regional y firma semanal. Todo esto es nuevo para mí, nunca había pasado por una situación similar.

 

¿Esperas alguna ayuda de la Federación de Poker?

 

Tengo esperanzas que la federación apoye todos los clubes de poker a nivel nacional y así poder practicar nuestro deporte mental y de habilidad sin tener que escondernos como lo hacen los delincuentes. Yo tuve la suerte de jugar en Brasil y aunque no hay casinos, hay muchos lugares legales para jugar poker. Participé en torneos en Curitiba y Rio de Janeiro, sin ningún problema, además la gente que jugó conmigo fue súper amable y me invitaron a varios torneos el tiempo que estuve allá.

 

Para ir terminando… ¿cuáles serán tus próximos pasos a seguir?

 

Por el momento esperar los 60 días que tiene la fiscalía para la investigación y buscarme un abogado. Será difícil pasar tanto tiempo sin jugar, ya que no puedo ni siquiera acercarme a una mesa de poker y tampoco lo puedo hacer en los casinos de otras ciudades, a causa del arraigo regional.

 

Lo bueno es que tengo el apoyo incondicional de mi familia y el de mis amigos, así que a esperar no más y ver qué pasa. Ojalá lo que venga sea positivo y un estimulo para que más personas se interesen a jugar este apasionante deporte.

 

¿Algo que quieras agregar?

 

Agradezco a la gran cantidad de amigos que se ha comunicado conmigo y me ha apoyado. Personalmente no veo nada de malo en juntarse a jugar poker. Lo hago y lo haré siempre y no tengo un casino clandestino como la fiscalía dice. Espero que lo que estoy pasando ahora ayude a sacar ese estigma que tiene el poker, de que solo lo juegan mafiosos y está relacionado con drogas y prostitutas.