Falta casi nada para que comience la final de la WSOP, en la cual el alemán Pius Heinz está chip leader y es el gran favorito para ganar. Como es tan cotizado en este momento, el sitio de la WSOP le hizo una entrevista muy interesante, que podemos apreciar a continuación y prepararnos para el gran evento del día de hoy:

 

¿El domingo salió todo como lo habías planeado?


No. El domingo salió todo mucho mejor, obviamente. Llegué a la mesa séptimo y al llegar el primer descanso, media hora después, tenía el stack más pequeño de la mesa. Cuando me senté a la mesa, estaba realmente nervioso. Pero luego, en el descanso, me di cuenta de que aún tenía 20 ciegas y que lo mejor sería simplemente jugar lo mejor que sé y ver qué pasaba.

 

El ambiente de la mesa final, con todas las luces, cámaras y el público, era muy diferente al de julio. ¿Cómo te afectó?

 

Sinceramente, lo disfruté. No me puso nervioso. La razón por la que estaba nervioso durante la primera hora no creo que fuese el público. Simplemente era por estar sentado a la mesa final al fin. Pero disfruté mucho de todo, fue realmente divertido.

 

Llegaste a la mesa final como uno de los shortstack. Ahora, llegas al martes como el chip leader. Un gran cambio. ¿Cómo cambiará esto tu forma de enfocar la recta final?

 

Obviamente, ser el chip leader es algo muy, muy bueno. Me permite ser mucho más creativo. Cuando juegas con 25 ciegas es como si jugaras a poker con unas esposas. No puedes hacer muchas cosas, especialmente postflop. Ahora, con muchas más fichas, tengo mucho más espacio para maniobrar y hacer muchos movimientos creativos.

 

Cuando juegas a este nivel, con un nivel de pensamiento tan avanzado y la presión de todo el mundo del poker observando cada movimiento, ¿puede ser divertido?

 

Sí, de hecho es lo que lo hace divertido. La mesa final ha sido realmente dura. Todos los jugadores eran muy buenos y los respetaba a todos y cada uno de ellos. Cuando juegas contra este tipo de jugadores, se vuelve muy divertido. También mucho más duro, claro. El aspecto psicológico es mucho más influyente que las propias cartas. Por supuesto, ayuda tener buenas cartas. Pero la parte psicológica influye muchísimo.

 

El aspecto psicológico del poker parece haber dado un giro nuevo este año debido al seguimiento el vivo y los descansos. Hay muchísima información que asimilar. ¿Crees que fue relevante en la mesa final?

 

Sí, definitivamente. Hay que pensar. Pero no creo que sea el factor más importante, porque, en cualquier caso, cuando juegas un bote ya tienes una opinión más o menos formada acerca de tu oponente y sus rangos de manos.

 

No tiene mucha importancia centrarse en una mano en particular que ya haya tenido lugar porque en lo que pienso es en el rango de manos para cada situación concreta. Siempre puedes echar la vista atrás para saber si te faroleó en un determinado momento, pero eso también puede influir en tu confianza. Si crees que en un spot determinado un jugador nunca farolea y te ha faroleado en una mano, cuando lo averiguas puede minar tu confianza.

 

Por otro lado, si piensas que en un spot determinado tu rival siempre tiene la mejor mano, abandonas y confirmas que tenía la mejor mano, parece que te sientes mucho mejor por tu movimiento. Así que bueno, de alguna forma puede llegar a influir en tus decisiones, pero no creo que sea muy relevante.

 

¿Qué opinas del juego de Ben Lamb el domingo?

 

Jugó bien, como siempre. Pero creo que a mí me fue mejor simplemente porque me repartieron mejores cartas que a él. Respeto tanto su juego como a él como persona. Lo que ocurra a partir de ahora va a ser interesante.

 

¿Qué opinas del juego de Martin Staszko el domingo?

 

Creo que Martin prácticamente no tuvo cartas. Aún así, las manos que jugó, no cometió grandes errores. Así que va a ser difícil jugar contra él. Creo que Ben y yo somos los favoritos para llegar al heads-up, pero desde luego, Martin no lo va a poner fácil.

 

¿Qué esperas que pase el martes con la culminación del Campeonato del Mundo?


Cuando me senté a jugar el domingo, como he dicho antes, estaba realmente nervioso. Ha sido la única vez en tres meses que me he sentido así. Es posible que vuelva a sentirlo el martes cuando me vuelva a sentar, pero en cuanto empiece la acción, espero que las cosas salgan a mi manera. Lo único que puedo hacer es jugar al máximo de mis posibilidades y esperar que todo vaya bien.