René Allard tiene 51 años, es Ingeniero Comercial y vive en Santiago, en la comuna de Providencia. Juega Poker desde el año 2005. “Hacía apuestas deportivas en William Hill, que tenían (y tienen) sala de poker, y un día me decidí a probar. En ese tiempo se jugaba sólo Pot Limit”, comenta.

 

¿Cuáles han sido tus mejores logros?

 

El primero fue ganarme un Freeroll (7.700 players) en BET365 con el que consolidé mi Bankroll (U$2.500). En esos tiempos (2006 – 2007) jugaba más cash, y como la gente no sabía jugar, llegué a ser ganador en NL200. Eso sí, jugaba en una sola mesa, y en otra amenizaba con un torneíto. A fines del 2007 salí 2° en el Master de Enjoy de ese año (MM$26). Clasifiqué vía step a un Lapt en Punta del Este (paquete de U$5.000) y me eliminó Barbero. De ahí saltó a la fama (risas). Por ahí le pegué a un torneo en FTP (U$7.500) y hace poco también al 1,1+R turbo de PS que garantiza U$30.000. Cobré más de U$7.000.

 

¿Qué niveles y modalidades juegas? 

 

Me gusta variar. De repente me da por los S&G. Un tiempo me puse a jugar 5 Draw cash. Partí como avión, pero después los ucranianos me desplumaron. Torneos HORSE y Omaha. A veces me pongo a jugar Cash limit. Hoy estoy abocado al Faster en Party, (NL50 y NL25 6 max), la única forma de llegar a los 1.500 puntos para jugar el torneo oro de Chile Grinders. Es decir, poker y entretención para mí son sinónimos. Por cierto, soy muy responsable y conservador con los límites y siempre trato de jugar dentro de bankroll. Las pocas veces que he pasado los límites, me ha ido mal.

 

¿Has seguido compitiendo en vivo?

 

Juego principalmente online. Los torneos en vivo los juego sólo si me clasifico online. No tengo tiempo ni lucas para jugar en vivo.

 

¿Qué sientes al ir puntero en la Liga PokerChile?

 

Me sorprendió haber pasado a la punta. Pero está sumamente parejo y a pesar que sólo faltan 3 torneos, la liga se la puede llevar cualquiera de los top 8.

 

¿Cuál es tu meta a corto plazo?

 

Sin duda mi principal desafío es ganarme esta liga. Ojo, debo ser el único que las he jugado todas. Jesús puede dar fe de eso.

 

¿Algo más?

 

Sí. Ganar el tetra.