Lo anunciamos ayer, la leyenda del póker mundial Doyle Brunson anunciaba su retiro de la mesas y finalmente llegó con su eliminación del Evento #23 de la WSOP, donde con su último “showdown” dijo adiós a más de 60 años de carrera.

Los mismo jugadores se levantaron de sus sillas para darle el reconocimiento a uno de los jugadores que cambió la historia del póker junto a Amarillo Slim y Johnny Moss, los recordador “rounders”. Con sus 85 años, Brunson deja un legado en el Texas Hold’em  y seguramente en todas las mesas que se juegue esta disciplina mental. 

Phil Ivey, no muy cercano a las entrevistas, dejó caer unas palabras a pokercentral tras el histórico retiro de Brunson:

“Es un icono. Resulta impresionante pensar cuántos años se ha mantenido entre los mejores, siendo todavía hoy en día un jugador claramente ganador. Partida en la que entra, partida en la que gana. La primera vez que coincidí con él, Doyle ya era una leyenda, y por supuesto, ya le conocía. Fue como un sueño hecho realidad, coincidir con alguien como él en la mesa.

En los tiempos de Doyle, si decías a alguien que eras jugador de poker, la gente lo ponía a la misma altura que si fueras traficante de droga. Incluso a mí me ha sucedido muchas veces, antes de que el poker empezara a aparecer en televisión, cuando hablabas a alguien sobre poker, la gente te miraba de una forma diferente. Es por ello que todos debemos mucho a Doye. Gracias por todo lo que has hecho por nosotros, por nuestro juego”.

Bueno, para los que no vieron la última mano de Doyle acá se las dejamos. Hasta siempre “vaquero”.