Sus integrantes nos detallan el nacimiento de este equipo, los factores que los han llevado a ganar todos los rankings de los circuitos chilenos y también su opinión con respecto al actual momento del poker en Chile.

“Me dicen el Coca Cola, pues auspicio todos los deportes”, así se define Manuel Rubilar, el cerebro del Team Imelet, equipo de póker profesional que ganó todos los rankings de los principales circuitos nacionales este 2017  y que de alguna manera marcará un antes y después de la forma de ver este deporte en Chile.

El proyectista eléctrico de 42 años, amante de los casinos, nunca imaginó que el póker le podría ser tan rentable hasta el momento que jugó un torneo en uno de sus lugares preferido, Colchagua: “Estuvo 5 minutos y me aburrió, luego volví y luego le tomé el gustito. Pase de ronda y me encontré con Ricardo Matamala, que como tiene poquita suerte, me eliminó (risas). Luego empecé a verlo en otras mesas finales y me di cuenta que no era coincidencia que estuviesen siempre los mismos. Y con el tiempo llegué a la conclusión, que llegando instancias definitorias podía ganar más dinero que en cualquier juego de casino. Desde que empecé a ver el póker como deporte mental,  me di cuenta que en Chile con suerte hay 10 jugadores con disciplina y que había que sacar provecho de ello. Unas semanas después, fui a la Final de Pucón 2016 y vi que las cosas eran diferentes, que habían más torneos y jugadores, todo era más profesional. Eso me gustó”

Un team que comenzó a ver grandes frutos cuando Ricardo Matamala se adueñó del WM Cup en Talca y ganó un ticket para la WSOP en Punta del Este equivalente a 2K algo así como cl$1.210.537. Luego, sería el turno de Oscar Alache, quien sumó cl$21.953.835 al equipo con su número uno en el EPS. En diciembre José Tomás Krauss se embolsó nueve millones por ser el mejor del Sun Dreams Poker Tour y terminando el año Rubilar se quedaría con el Desafío Marina del Sol con un premio de 2K.

Matamala, Coca Cola y Monticello

TromexManuel nos cuenta que el primer auspicio “informal” que hizo fue a Ricardo Matamala, más bien conocido como Tromex. El jugador de 32 primaveras, que hace unos años tuvo un leve paso por estudios de cocina internacional, decidió invertir en el póker, de hecho creo el club la “Pecera” con su ex socio Eric Gomez, luego empezó a colaborar en medios especializados cubriendo torneos, hasta que el 2017 decidió dedicarse 100% como profesional del póker.

El año pasado fue complicado en mi vida personal, pero, de igual forma metí mucho en el póker y me fue bastante bien, cobré en casi todos los Enjoys. Me acuerdo, que el primer auspicio de Manuel fue en Concepción, pero no como equipo, solo por la buena onda y donde nunca me voy a olvidar de la frase que me dijo: me dicen el Coca Cola, porque auspicio todos los deportes” (risas)”. Ricardo, cuentan que todo surgió en Sun-Monticello, cuando había sido eliminado del Man Event. “Manuel también se había ido del torneo y me comentó lo quería hacer y en ese instante nació el Team Imelet”, expresó Matamala.

Un Team que como dijimos sumó millones gracias a los triunfos del mismo

A ello, Manuel agrega cree que un jugador profesional debe tener disciplina y pensar en el póker como un trabajo y no como un simple hobbie o pasión: “El jugador que compite en un torneo debe tener media hora para comer  y después acostarse, no puede andar parándose en medio del campeonato e irse a una máquina o tomarse un copete y jugar cash e ir a bailar. Ahora, si pierdes y no tienes opción de volver, puede relajarte. Fíjate que en las últimas tablas de pagos siempre son los mismos, pues, se dedican a estudiar a dormir y jugar. Por ello, lo primero que le dije a Ricardo, que si quería que lo auspiciara, debía ganar mi confianza con las siguientes normas:

Tú juega para mí, debes cortar todos los lazos externos, contestar el teléfono 24/7, almorzar juntos –algo sagrado par Manuel- y acostarse temprano”.

La visión de negocio

Manuel Rubilar

Rubilar, nos cuenta que una de las claves del éxito de Imelet es su visión y experiencia en los negocios, que ha ido acumulando en más de 20 años y que le ayudó a consolidar su empresa Imelet, que hoy se mueve en el campo de la ingeniaría eléctrica.

Para surgir en una empresa debes ir madurando para que sea rentable y recibir el beneficio económico. En el póker es lo mismo, debes trabajar y demostrarle a tu jefe que pueden hacerlo bien y, además, escuchar el consejo de alguien que tiene una visión de negocio”.

Por ello, Rubilar les tiene un contrato de trabajo con sus cotizaciones y todo, pero, con un acuerdo tácito que establecen las reglas del juego, donde les da libertad de acción. “Ellos juegan free, yo les pago todo. Cuando uno está presionado no rinde muy bien y los primeros cuatro meses cobramos en todas partes”, enfatiza Manuel. “Si ganan un torneo se les descuentan lo gastos del viaje, comida, alojamientos y la ganancia neta se divide en dos. Sin embargo,  muchas veces me consigo los hoteles gratis y ahí ellos salen ganando”.

Krauss: el tercer mosquetero

Mientras conversamos con Manuel en el departamento de Matamala ubicado en San Miguel, llega el tercer mosquetero, José Tomás Krauss, que de inmediato se involucra con la entrevista como si se tratase de una mesa final o una reunión del equipo y nos cuenta cómo ingresó a Imelet:

Yo llegue en común acuerdo. Luego romper con mi antiguo auspiciador hablé con Manuel para ver una opción y lo único que me dijo fue “juegue”. Krauss, que actualmente vive en Providencia y tiene 33 años, comenzó a jugar por el team en la primera fecha de Enjoy y explica cómo ha sido la experiencia este año:

KraussHa sido buenísmo, creo que es la única empresa que se la ha jugado por el póker, lo encuentro una iniciativa extraordinaria.  El ojo de Manuel es fundamental, pues, no elige a cualquier jugador. Además, ha logrado obtener otro rango de jugador gracias a Imelet. Sin duda, que el tema de los números o negocios ha sido fundamental para armar este equipo, pero, también ha sido clave el apoyo que nos damos en cada torneo. Por ejemplo, una vez Tromex me regaló una entrada para la WSOP, pues pensaba que mi experiencia en ese tipo de torneos beneficiaría al team y a cambio le entregué un porcentaje de los paralelos. Así funcionan las cosas”.

Además, Krauss enfatiza que hay situaciones donde se debe pensar más en el Team que en uno. “Jamás eliminaría a Manuel o Ricardo en un burbuja, solo le pagaría con AA. Si estamos en burbuja y el hombre estuvo tres días pelando y me tira All In por tres blinds y yo tengo A10, yo creo que foldearía”.

Matamala agrega, “nunca vamos a hacer soft play si estamos con cobro en un mismo torneo. Si nos encontramos nos hacemos tira. A los torneos llegamos un día antes, el factor cansancio o jet lag no existe. Duermes bien, te levantas 8:30, tomas desayuno y a jugar, termina el torneo y a dormir. Esa es nuestra rutina”, detalla el campeón del circuito WM Cup de Talca.

A su vez, Krauss nos aclara que durante un evento tienen mucha conversación, retroalimentándose diariamente. “Una vez Tromex iba en sexta y le dije que tenía que bajar un par de cambios. Y terminó tercero. La conversación es demasiado importante”, enfatizó el campeón del ranking Sun Dreams Poker Tour.

Negocio vs Ego

Hoy nos apoyamos sicológicamente, si hay alguien cerca de cobro hay que apoyarlo, para que no se le salga la cadena” dice Manuel, quien nos narra que una vez tuvieron apoyo de un sicólogo,ya que una de las cosas que se ha dado cuenta es que en el mundo del póker existe un ego enorme y que muchas veces juega en contra.

En Marina tuvimos sicólogo, se los presenté para interactuar indirectamente, pues el jugador de póker es muy ególatra y si le dices que necesita una, no te la va aceptar.  Si uno si llega el día domingo tiene que ver el negocio, el bolsillo y no el ego. A todos nos ha pasado que por creer sabérselas todas terminamos perdiendo” expresa Rubilar.

El paso de Alache por el Team

OSCAR ALACHEManuel indica que para entrar a este Team, se debe tener la misma simpatía que ellos, que sepa aceptar las reglas y compartir con la familia.  “Tiene que haber un respeto con Manuel como jugador de póker, como jefe y con su familia”.

Manuel aclara que todo el aspecto técnico lo ve “Tromex” y que si va llegar alguien al equipo tiene que pasar por la aprobación de todos.

Ricardo me comentó la idea de tener a Oscar Alache en el team, ya que según él, debe ser uno de los mejores o el mejor de Chile y una persona como esa hay que tenerla, pues abre las salas. El ganó dos LAPT y todo en el ámbito local y bancarlo para que juegue tranquilo, puede funcionar”.

Bueno, nos fuimos al Poker Festivals y no hubo buenos resultados. Me fui a las máquinas y el día sábado Alache llegó al lado mío y me dijo que quería jugar. Le dije a Matamala y Alache,  inscríbanse a un torneo de US$1.100. Paso un rato y los veo bajando la escalera, me tapé la cara y dije estos “g…. perdieron. Luego los miré y les dije que jugaran de nuevo. Cuento corto, Tromex  y Alache llegaron a la final y se salvó la semana”.

Así comenzó la historia de Oscar en el team, que solo duró este año, ya que según Manuel el jugador quiso internacionalizar su carrera y el Team tiene planeado hacerlo recién el segundo semestre del 2018.

Bajo nivel en Chile y el póker como deporte mental

A Manuel no le paraba de sonar el celular y la entrevista llegaba poco a poco a un tema sensible, el nivel el póker en Chile. Sin embargo Krauss no tuvo pelos en la lengua y no se guardó nada:

En Chile el nivel de póker en vivo aún es bajo. No deben resaltar más de 10 a 12 jugadores durante el año y la mitad se va por mala suerte”. Además, Krauss, no ve con buenos ojos que de que el póker pueda ser declarado como un deporte mental en nuestro país.

En Chile todo es muy lento, explicarle a un diputado o senador que el póker es una disciplina de habilidades, puede que tarde años y años. Imposible pensar que el póker sea un deporte mental, antes lo prohibiría que legalizarlo. Falta una entidad competente que luche por esa iniciativa y hoy no se ve ninguna”.

Finalmente, Rubilar agrega su opinión con  respecto a lo sucedido este año con el cierre de los garitos en Santiago. “El gran error fue que implementaron torneos todos los días y eso produjo un tipo de ludopatía en el póker. Se evadió mucho impuesto, y eso hizo ruido”.

El 2018 el Team Imelet tiene proyectado instalarse en la arena internacional, sin embargo, eso no será hasta que su cerebro y jugadores estén preparados, por ahora, solo queda ver como sigue ganando terreno este verdadera máquina ganadora, que marcará sin duda un antes y después en el poker nacional.

team1

Por Maximiliano Blanch

Periodista y editor de PokerChile.cl