Hace unos meses contamos sobre el proyecto de un grupo de jugadores de Nueva Zelanda de batir el récord Guiness que Phil Laak impuso en el Bellagio de más horas seguidas jugando poker. Laak jugó 115 horas seguidas, pero la nueva marca pertenece ahora a dos jugadores de Nueva Zelanda que jugaron durante 117 horas continuas.

 

La maratoniana partida comenzó el sábado de la semana pasada en el Grand Hotel de Wanganui. Como ya se había anunciado, en vez de mesas de cash-games, la organización decidió hacer un torneo con rebuys ilimitados y con ciegas fijas y en el que todo el dinero recaudado se donaría a una institución de beneficencia.

 

Laak tiene que despertar y recuperar su record

 

Aunque se esperaban ochenta jugadores al torneo, a la hora de la cita sólo se presentaron ocho. Y fue con ellos que comenzó el evento. La primera eliminación ocurrió cuatro horas y media después de haber iniciado y otro jugador abandonó el evento a la mañana siguiente.

 

El miércoles otra participante abandonó el torneo tras asegurar que estaba lloviendo dentro del salón de juego. El viernes un jugador dijo no saber qué estaba haciendo ahí o qué juego estaba jugando. Al ser examinado por el equipo médico se decidió que lo mejor era mandarlo a descansar.

 

Finalmente, el sábado al mediodía los dos jugadores restantes, Christie Teki-Reu y otro cuyo seudónimo es ‘Chopper’ superaron las 115 horas de juego y continuaron por dos más. En la mano final ambos tiraron sus cartas, se levantaron de la mesa y dieron por concluído el torneo.

 

Teki-Riu fue designado ganador del torneo por la diferencia de fichas aunque, por supuesto, lo que más les importaba era el Récord Guiness. Muy poco le duró a Laak su logró. ¿Se animará a recuperarlo?

 

Fuente: Poker-Red.com