La semana pasada les contábamos sobre el torneo que marcaba un hito en la historia como el primero en que uno podía apostar en tiempo real por jugadores viendo sus cartas y hasta apostar por manos, grupos de manos y una serie de apuestas mixtas y simples. Fue un torneo muy interesante, más allá de lo que realmente pasó en la mesa. La modalidad fue lo que atrajo a muchísimos amantes del poker y las apuestas a este evento.

 

En un listado de jugadores que Daniel Negreanu, Phil Hellmuth, Maria Ho, Faraz Jaka y Carlos Mortensen, el campeón terminó siendo el inglés James Dempsey. Fueron 10 jugadores los que disputaron la fecha y si apostaste por Dempsey, fuiste afortunado, ya que no era el favorito en la mesa.

 

La inscripción al evento fue de 10 mil euros y el pozo, desde luego, fue de 100 mil euros, los que fueron a parar a los bolsillos del inglés, quien jugó el Heads-Up contra un compatriota: David Ulliot.

 

Aunque fue una modalidad “WInner Takes All”, los demás jugadores no se fueron a casa con un déficit de 10 mil euros, ya que todos recibían una tajada de lo que los usuarios apostaban por ellos, por lo que los favoritos, como Daniel Negreanu, terminaron yéndose a casa con algo de plata. No le devolvieron la entrada, pero al menos hicieron que la pérdida se mermara un poco.