Entrevista con Gaspar Muena, miembro de la escuela desde julio del 2018. “Pude entender el juego como un todo”, resume.

Gaspar Muena tiene 29 años y vive en Santiago, específicamente en la comuna de Recoleta. Estudió Ingeniería en Industria Alimentaria en la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), pero su prioridad actual es convertirse en jugador profesional de Póker.

Comenzó a practicar hace 12 años. “Mis inicios radican en el colegio, con mis compañeros. Era algo distendido y relajado e incluso hoy existen esas reuniones, las llamamos “Noches Gambler” y se realizan diferentes disciplinas aparte del Póker”, relata.

Dentro de sus logros destaca ganar dos veces la liga LAPL para latinoamericanos en PokerStars. “Era una liga menor y requería compromiso diario para mantenerse en ranking, pero me gustaba mucho jugarla”, agrega.

¿Tienes experiencia en vivo?

En mi época universitaria me movía bastante en el Póker en vivo de bajo nivel. Conocí a varias figuras y competí en pequeñas ligas universitarias, donde podía pasarlo bien e intentar ser competitivo.

¿Y online?

Cuando comencé, solo jugaba torneos e intenté especializarme en eso. Participé de la primera versión del EPV (Escuela Virtual de Póker) y también tomé instrucción en Pokerstrategy para mejorar mi juego de Modo Torneo, pero por diversas razones terminé cediendo a mis intenciones de avanzar y quedó como algo de esparcimiento durante muchos años.

¿Hace cuánto perteneces a GrindersChile? ¿Cómo fue tu proceso de postulación?

Desde julio del 2018. Mi proceso de postulación fue en un momento muy complejo del año, pasando por una crisis total financiera y laboral. Pasé la prueba teórica sin problemas y para inscribirme debía pagar la matricula anual. Cuando revisé mis fondos, en la visa solo tenía eso más dos dólares y dije, “¡OK!, a morir”, así que me tomo muy en serio todo esto.

¿Qué mejoras has experimentado junto a GrindersChile?

Puedo percibir rápidamente que he entendido el juego como un todo, que todas tus líneas y manos del juego apuntan a un colectivo; por lo tanto, poder entender que un par de BADBEAT o malas rachas se pueden dejar rápidamente, debido a lo contundente que es la estrategia que podemos alcanzar en la escuela si uno es disciplinado y estudioso; y eso tiene un tremendo impacto en tu comportamiento como jugador, generas una visión de juego y planificas, ya que estás inevitablemente camino al éxito.

¿En qué nivel de ciegas estás actualmente?

Me encuentro iniciando en NL10, intentando aumentar el número de mesas simultáneas y mantener un winrate de ascenso.

¿Cómo ha sido el proceso de subir de niveles?

Cuando ingresé a la escuela, me preguntaron en qué nivel quería comenzar. Decidí partir del más bajo, debido a que esto requiere una superación y busco romper todos los niveles uno a uno, aunque eso lleve más tiempo para alcanzar etapas interesantes. Básicamente, lo más complejo es entender los fundamentos de la estrategia, poder aplicarlos, multitablear y no chocar con algún loco que rompa tu concentración, pero sobre todo aprender y estudiar; le dediqué muchas horas al material de la escuela y pocas horas de juego; me demoré unos 2 meses en romper este primer nivel.

Luego llegó NL5…

Acá pretendía comenzar a meter volumen de juego con la estrategia más digerida, pero se presentó una situación familiar grave con un proceso muy triste tras el fallecimiento de un familiar, lo que me impidió hacer mi mejor juego y le dediqué el tiempo pertinente a mi familia y a la recuperación emocional de todos nosotros. Debí congelar un mes (noviembre) y retomé diciembre. En tres semanas terminé rompiendo el nivel con un promedio de 21bb/100.

¿Cómo es visto GrindersChile desde tu entorno?

Como una gran posibilidad de crecimiento en tu juego; sin embargo, no todos están dispuestos a someterse a estudios intensivos o compartir las ganancias; en lo personal, este periodo es una inversión para alcanzar un nivel donde descansar tus finanzas o complementar tus ingresos. Para eso requieres tener un excelente tutor y la escuela es una gran opción.

¿Cómo ves la realidad del Póker en Chile?

No voy a mentir con esto, pero estoy totalmente desconectado con la realidad nacional y el día a día del Póker y los jugadores en los circuitos mundiales. Lo que sí puedo comentar es que me parece horrible la eliminación y persecución de los pequeños clubes o sesiones privadas; para mí ha sido parte fundamental de mi interés y desarrollo conocer personas en el proceso y disfrutar de ello. Que el juego mismo se limite a las grandes concesiones me parece una política del terror, pero no hablaré de política pues me termino molestando.

¿A qué jugadores destacarías dentro del grupo de alumnos?

No le he realizado seguimiento a ninguno, pero al compartir en las instancias que están abiertas te encuentras con muchas personas dispuestas a ayudarte y entregarte conocimiento. Eso es genial, a nivel de juego creo que James Cabanillas anda bastante bien, tuve una clase de coach progresivo con él y me ayudó en algunos errores que me permitieron mejorar mi WINRATE rápidamente; pero en general se ve el progreso en varios jugadores y eso te motiva a no quedarte atrás.

¿Cuáles son tus próximas metas?

A corto plazo es tener un mes intensivo de estudio y volumen para subir a NL25. Si logro mantener en febrero la misma meta y subir a NL50, pretendo reducir ciertas cargas laborales o de actividades que me quitan tiempo, para mantener una dedicación agresiva al Póker y alcanzar una estabilidad tanto en mi juego como en mi parte financiera, que ha sido un tema durante los últimos años.

Me gustaría también poder tomar a algún jugador que requiere ayuda de la escuela y poder hacer coach, siempre se me ha permitido tomar diferentes tutores en las diferentes disciplinas que he adquirido en mis años de vida y entiendo que la parte más importante del crecimiento es poder ayudar a otros en su respectivo camino.

¿Algo que quieras agregar?

Por supuesto, invitar a las personas que quieran mejorar su juego y más importante aún profesionalizar su carrera de Póker. La escuela te enseñará los parámetros fundamentales para alcanzar ese objetivo. Hace unos años no supe cómo hacerlo, ni cómo proyectarlo, ni en quién apoyarme, pero hoy tengo la fortuna de ver el camino con claridad y pretendo llevarlo a cabo.