Cuando sucede algo que te marca, recuerdas con cierta exactitud qué pasó a lo largo del evento. El robo ocurrido el sábado en el EPT en Berlín seguro que fue así para todos sus asistentes, ya que un robo a mano armada es lo último que uno se imagina que pueda suceder en un torneo de poker de fama mundial.

Pero así pasó. Hombres armados entran al recinto donde se llevaba a cabo el evento y se llevaron una cantidad enorme de plata y se fueron sin ser detenidos.

Ahora es la noticia de la semana en el mundo del poker. En diversos medios (incluso chilenos) se ha hablado harto del tema (una pena que se hable del poker sólo respecto a cosas negativas). Sin embargo, a pesar de toda la atención concentrada sobre el hecho, ni los ladrones ni el botín han sido encontrados y, a cada día que pasa, la tarea se hace cada vez más compleja. 

Kevin MacPhee, el ganador del torneo, es uno de los testimonios más cotizados por la prensa estos últimos días. MacPhee, que estaba en la mesa televisada cuando ocurrió el robo, habló con el programa de de la CBS “Early Show” hablando sobre su experiencia en Berlín.

"Fue uno de los días más extraños que he vivido", dice el jugador. "Después del robo había mucho pánico en la sala y aún así nos dijeron que volviéramos para reanudar el torneo. Fue algo inusual."

“No estábamos seguros de qué ocurría. Lo único que vi fue a un montón de personas corriendo hacia la salida. Incluso el escenario de televisión comenzó a colapsar. Entonces comenzó la conmoción y comenzamos a buscar un lugar para ponernos a salvo”.

Aunque los hombres armados jamás ingresaron a la sala de juegos, Kevin llegó a imaginar que la presencia de alguien armado podía ser la causa del descontrol generalizado.

"Pensé que sólo un hombre armado podía provocar ese nivel de pánico. Afortunadamente, los ladrones no entraron al área del torneo sino que se quedaron en la de inscripciones, donde estaba el dinero. De lo contrario, podría haber sido aun peor."

Se pueden estar preguntando, con tanta plata robada, ¿qué pasó con los ganadores y sus respectivos premios? A pesar del robo, la organización del evento se puso las manos en los bolsillos y los jugadores recibieron los premios establecidos, como debe ser. 

Pero el susto y la falta de seguridad del evento dejaron una sensación de inseguridad en la comunidad. De este sentimiento tendrán que encargarse los futuros organizadores, quienes deberán manejar con mayor cantidad de personal entrenado para tales situaciones.

__________________
Bernardo Domingues

Editor Periodístico PokerChile.

Juega Poker online en la mejor sala del mundo: