Ya era hora. Phil Ivey logra lo que viene intentando desde el principio de estas series: un brazalete que comprueba que es el campeón de un evento de la WSOP.

 

Phil Ivey se acaba de proclamar vencedor del evento #36, US$3.000 HORSE consiguiendo un premio de US$329.840. Sin embargo, comparado con la cantidad de apuestas que vuelan por todos lados respecto a quienes se conseguirán brazaletes, esta suma se hace pequeña y le servirá a Ivey para pagar un par de apuestas si es que pierde alguna, pero con esta victoria ha ganado muchísimas.  Este evento de 3 días de duración ha tenido un registro de 478 jugadores. La jornada de hoy comenzaba con 25 jugadores en acción comandados por John Juanda y Ivey en la media de puntos.

 

Cuando se conformó la mesa final de ocho jugadores, John Juanda seguía siendo el líder en fichas y Ivey había escalado hasta la tercera posición. Entre ambos, Bill Chen, a la postre finalista junto al crack.

 

Ivey se encargaba de eliminar a tres jugadores de la mesa final antes del heads-up. El último, John Juanda que caía en tercera posición en una mano de Stud. El mano a mano final comenzaba con Bill Chen, ganador de dos brazaletes, triplicando en fichas a Phil Ivey.

 

Pero el genio de New Jersey no iba a dejar pasar fácilmente la oportunidad de conquistar un brazalete más y comenzó a arañar terreno en cada modalidad del juego, ya fuera Stud-8, Hold’em u Omaha-8, donde se puso por primera vez por delante en el nivel 28 de juego.

 

Cuando hubo alcanzado el liderato, la apisonadora se puso a funcionar dejando a Chen a distancia pero este logró recuperarse, igualar los stacks, e incluso ponerse de nuevo en cabeza.

Pero Ivey volvió a retomar el mando añadiendo más agresividad a su juego mientras Chen cedía terreno nuevamente.

 

El desenlace se produjo en una mano de Razz, la modalidad con menos acción en el heads-up hasta el momento. El Razz es la modalidad de 7 Card Stud donde gana la peor mano.

 

Bill Chen puso el bring-in al mostrar un 2 y Ivey completó con un as visto. Chen subió y Ivey resubió. En ese momento, según leemos en PokerNews, Chen preguntó al director del torneo cuántas subidas estaban permitidas (en HORSE se juegan todas las modalidades en formato Limit). “En el heads-up, tantas como quieras”, fue la respuesta. Chen entonces hizo una subida más que Ivey igualó.

 

En la cuarta calle, ambos consiguieron cartas bajas. La de Ivey era mejor y apostó. Chen le pagó. Lo mismo ocurrió en la quinta pero aquí Chen subió la apuesta. Ivey resubió y Chen se puso all-in. En el showdown llegaron las malas noticias para Chen.

 

Chen: A-5-2-7-6
Ivey: 3-5-A-6-2

 

Chen necesitaba un 3 para partir el bote. En sexta, a ambos les calló un 7 que no decía nada. En el river, Chen obtuvo un 10 inservible mientras que Ivey todavía mejoró su mano con un 4 consiguiendo una “rueda” A-2-3-4-5.

 

Ivey se llevaba su octavo brazalete y quién sabe cuanto dinero de las apuestas.

Resultados de la mesa final:

  1. Phil Ivey – US$329.840
  2. Bill Chen – US$203.802
  3. John Juanda – US$129,553$
  4. Kenneth Aldridge – US$93.418
  5. Jeffrey Lisandro – US$68.417
  6. Dave Baker – US$50.871
  7. Albert Hann – US$38.391
  8. Chad Brown – US$29.406

Fuente: Poker-Red.com